Inicio arrow Cicloturismo arrow Viajes arrow El Canal del Midi en bicicleta
domingo, 19 de noviembre de 2017
     
 

El Canal del Midi en bicicleta PDF Imprimir E-mail
Escrito por Vicente Ruiz   
sbado, 09 de diciembre de 2006
Durante unos días de agosto de 2006 hemos transitado con nuestras bicicletas por las orillas del Canal del Midi.

Es una parte de una gran obra hidráulica que comunica las costas francesas atlántica y mediterránea. El viaje en bici es muy recomendable, hay buenos precios, no tiene pérdida aunque existe una guía bastante buena y sobre todo es un viaje que prácticamente lo puede hacer cualquiera, aunque haga tiempo que no utilice la bici.

Pero primero unos datos para ubicarnos. "Construido bajo el reino de Luis XIV, el Canal du Midi es el canal más antiguo de Europa todavía en funcionamiento. esta vía de agua, imaginada por el ingeniero Pierre-Paul Riquet, consta de obras destacadas que le confieren un interés patrimonial excepcional. Hoy en día, su importancia es reconocida a nivel internacional. La UNESCO ha decidido incluir el Canal du Midi entre los 469 sitios del patrimonio mundial de la humanidad.

cmidi_mapa

El Canal du Midi recorre 240 kilómetros entre la laguna de Thau, cerca de Sète, y Toulouse. El canal lateral de la Garonne lo prolonga 193 kilómetros hasta el Atlántico.

En el siglo XVII es cuando se realiza este enlace entre el Atlántico y el Mediterráneo. El proyecto tiende a acortar distancias entre la Gascuña, girada hacia el Atlántico, y el Languedoc, orientado hacia el mar Mediterráneo, y evitar de esta manera a la flota un rodeo por Gibraltar. La construcción del Canal du Midi empezó en 1666 y acabó en 1681. Esta gigantesca obra movilizó a 12000 hombres. El enlace entre el Atlántico y el Mediterráneo se realizó verdaderamente en 1856, con la construcción del canal lateral del Garonne. Con el apoyo de Luis XIV, de Colbert y de Vauban, Riquet consiguió edificar el Canal du Midi que, completado más tarde con el canal lateral del Garonne más allá de Toulouse, formó una transición fluvial entre Mediterráneo y el Atlántico."

Elegimos este trayecto porque reunía varias condiciones;

  • distancia moderada.

  • completamente plano (solo hay que salvar pequeñas rampas en las esclusas).

  • sombra casi contínua ya que el canal está bordeado en toda su longitud por plátanos, pinos y cipreses, y

  • buena temperatura favorecida por el sobreado recorrido y por estar en el sur de Francia.

Lo más difícil era llegar con nuestras bicicletas y alforjas hasta Toulouse. Éramos 4 así que optamos por alquilar un monovolumen hasta Barcelona, desde allí utilizando los trenes regionales tanto españoles como franceses, que permiten subir la bicicleta tal cual, nos dirigimos hasta nuestro punto de salida, el comienzo del canal en Toulouse.

 Un VW Touran cargado con 4 bicicletas y cuatro pasajeros  En un tren regional

Durante 5 días recorrimos las riberas del canal, unas veces por la margen derecha y otras por la izquierda, siguiendo el trazado del "chemin de halage", es decir el antiguo camino de sirga por el que se arrastraban los barcos. Este camino tiene diversos firmes, los primeros 65 km. están asfaltados y el resto es de tierra aunque de vez en cuando nos encontraremos con algunos tramos de asfalto. Dentro del camino de tierra la mayoría del tiempo circulamos por una pista bien asentada, pero en algunos tramos el camino se estrechaba hasta quedar definido por una pequeño sendero en el que había que tener cuidado ya que las raices de los plátanos afloraban en superficie.

En todo el recorrido no dejó de sorprendernos en ningún momento la variedad de barcos que circulaban o se encontraban anclados en el canal, desde yates modernos, la inmensa mayoría de alquiler, hasta los barcos tradicionales, muchos de ellos convertidos en pequeñas residencias flotantes, con sus macetas y todo.

Barco tradicional y yate Inicio del canel en Toulouse.

El inicio fue muy agradable ya que pasamos un tarde en Toulouse, una de las ciudades más importantes de Francia, con bonitas y bulliciosas calles en su centro histórico, destacando el uso extendido de la bicicleta en la ciudad como medio de transporte, además el ayuntamiento y el consorcio de transportes "Tisséo" se preocupaban de su promoción habilitando un sistema de alquiler de bicis desde 1 €. La primera etapa finalizó en Avignonet, donde utilizamos el camping municipal para dormir (nada que ver con los españoles), suelo blando, con hierba, aseos y duchas en inmejorable aspecto y limpieza, agua caliente y sombra, todo por un precio que rondaba los 8 € por tienda y dos personas, y por supuesto no tenían la desfachatez de cobrarte por las bicis.

 Castillo Cátaro en Avignonet Campingmunicipal de Avignonet

En la segunda etapa pasamos por Naurouze, donde comienza la alimentación del canal con las aguas procedentes de la "Montaña Negra", siendo este punto el más alto del canal, desde aquí las esclusas descienden hacia el Mediterráneo y el Atlántico. Visitamos Castelnaudary, donde se encuentra uno de los puertos más importantes del canal y finalizamos nuestra ruta en Carcassonne, famosa ciudad medieval completamente amurallada y repleta de turistas en agosto, aun así pudimos dormir en el camping de la cité, con numerosos servicios (bar, piscina, pistas...), antes de finalizar la etapa se nos unieron un par de amigos que llegaron huyendo del mal tiempo del Loira.

 cmidi_06 cmidi_07

La tercera etapa la comenzamos visitando la ciudad amurallada, para después retomar el canal y continuar nuestro recorrido que finalizamos unos kilómetros antes de lo que teníamos calculado ya que encontramos alojamiento (Chambres d'Hôtes) en el estupendo château de Jouarres, muy cerca del puerto de Homps que fue uno de los más importantes puertos comerciales de todo el canal.

Entrada a la ciudad amurallada de Carcasona
Château de Jouarres

La cuarta etapa consistía en llegar cerca de Bézièrs. Quizá una de las etapas más soledas aunque no en tramos demasiado largos. Decidimos finalizar en Capestang, lo cual fue un acierto, camping dentro del pueblo bastante bueno y barato, cañas a buen precio y una estupenda cena en el restaurante-barbacoa de la plaza.

Piasta soleada Plaza en Capestang

La última etapa la comenzamos con un dia nublado. Pasamos por el túnel de Malpas y las 9 esclusas de Fonseranes en Béziers, donde nos despistamos un poco pero comimos muy bien. Ya estábamos cerca del final, también eso implicaba que el mar estaba cerca, la cantidad de gente aumentó de manera importante, en algunas zonas tuvimos que soportar algunos automóviles, precisamente por esto el camino se encontraba en peores condiciones, y así llegamos a Agde, nos quedaban 5 km. para llegar al lago de Thau, pero una señora muy amable nos explicó que no se podía llegar hasta el final ya que las inundaciones del 2003 habían destrozado las márgenes del canal, por lo que decidimos finalizar el viaje en este punto. Agde estaba muy agobiado de gente así que nos desplazamos en tren hasta Narbona buscando un sitio más tranquilo, y mejor comunicado. Suerte que esa noche dormimos en hotel porque cayón un tormentón de libro.

Tunel de Malpas Estación de tren de Agde

En conclusión un viaje muy recomendable en el que te pueden acompañar personas que no necesariamente tengan buena forma en bicicleta. El sur de Francia en cuanto a precios es más o menos como los de aquí, lo esencial es muy asequible, camping, alojamiento, alimentación e incluso los restaurantes, el tren... Tiene un clima muy bueno, con temperaturas que en esta época no exceden de 30-32 grados y además llueve poco. La ruta es muy facil de hacer, siempre hay lugar para comer o dormir ya que se pasa por numerosas poblaciones cercanas al canal.

Podéis ver un video hecho con las fotos del viaje haciendo clic aquí . Tiene una duración de 17 minutos. 

Para ampliar información se pueden visitar los siguientes lugares

www.canalmidi.com

www.canal-du-midi.org

http://www.canaldumidi.com

http://www.canalmidi.com

 
< Anterior

 

 
Cicloactividad
Bici Activismo
Noticias RSS
Cicloturismo
Enlace rpido ll
 APEDAL
está asociada a:
logocConBici
 
 
   
 
© 2017 APEDAL Ciudad Real
Joomla! es Software Libre distribuido bajo licencia GNU/GPL.