Inicio arrow Pedal-Leo C.Real arrow Los ciclistas reivindican el espacio que le corresponde a la bicicleta en la ciudad
viernes, 17 de noviembre de 2017
     
 

Los ciclistas reivindican el espacio que le corresponde a la bicicleta en la ciudad PDF Imprimir E-mail
Escrito por CELIA NAHARRO SALAS   
sbado, 13 de diciembre de 2008
En numerosos países de Europa uno de cada tres desplazamientos en ciudad se realiza en bicicleta. Sin embargo, en España la bicicleta como medio de transporte está en fase de descubrimiento. En ciudades como Barcelona, San Sebastián o Vitoria es el vehículo que más crece y además, está de moda. En Ciudad Real, el uso de la bicicleta en la vida diaria es aún minoritario pero lo cierto es que, de un tiempo a esta parte, hay más gente que, a pedales, intenta hacerse un hueco en un espacio en el que el coche ha sido siempre el amo y señor.

magin_hijos_bici_003

Vicente Ruiz es el coordinador de Apedal Ciudad Real, una asociación que tiene como objetivo principal la promoción de la bicicleta y que pertenece a ConBici, coordinadora estatal de asociaciones en defensa de la bicicleta. Además, Apedal promueve el último viernes de cada mes la Masa Crítica, un paseo colectivo en bicicleta con la finalidad reivindicar el espacio del vehículo de dos ruedas en la ciudad.

Publicado en Global Castilla-La Mancha . 11/12/08

“Lo que hacemos es salir a la calle y hacer ver que somos un vehículo y, como tal, se nos debe respetar. Tenemos derecho a circular”, explica Ruiz a globalCastilla-La Mancha. Y es que la bicicleta está definida en el código de circulación como un vehículo y, por tanto, se rige por sus normas. Pero la convivencia con los coches no siempre es pacífica. De hecho, todos los ciclistas consultados por este semanario consideran que la mayoría de los conductores no respetan lo suficiente a la bicicleta porque en muchas ocasiones la ven como un obstáculo. José María Coronado, profesor de Urbanismo de la UCLM y usuario de la bicicleta a diario defiende que la bicicleta no es un problema sino la solución: “Hay que ver que una bici más es un coche menos que hay en la ciudad. Es mejor para todos. Lo triste es que no se considera a la bici para nada. Y es curioso como nadie discute sobre todos los problemas que provocan los coches: lo que ocupan, los atascos que provocan, lo que contaminan”.

El mayor problema con el que se encuentran los usuarios de la bici es que los coches no guardan una distancia de seguridad con la bicicleta y se realizan adelantamientos de riesgo. De igual manera, todas las personas que se muevan en bicicleta por la ciudad deberían respetar las normas. “Hay veces que veo a gente que va con la bicicleta y se piensa que todo el monte es orégano, van por dirección prohibida, ignoran las normas o van por la acera subidos en la bicicleta, cuando nosotros tenemos que ir por la calzada. Y eso es algo que me molesta mucho”, continúa Vicente Ruiz.

Ciudad Real es una ciudad ideal para el uso cotidiano de la bicicleta por sus distancias cortas, su climatología y su geografía. Manuel Mejía, jubilado de 71 años que va a todas partes montado en su bici, lo sabe bien porque tiene muchos años de experiencia. “Ciudad Real es una de las mejores ciudades de España para usar la bici porque es muy llana y todo está cerca. El médico, por mis rodillas y mi cadera, no me deja hacer esfuerzos ni subir cuestas con la bici, pero sólo hay dos puntos de toda la ciudad en los que tengo que bajarme e ir con ella andando, cuando subo al Torreón por la plaza de San Francisco y cuando tengo que salir a la Ronda por la calle Reyes, que también tiene cuesta”, explica este hombre para el que la bicicleta es una compañera fundamental de faenas.

Y es que la bicicleta es un vehículo rápido y eficaz para moverse por la ciudad, ya que la mitad de los desplazamientos urbanos en coche son inferiores a los 3 kilómetros, lo que equivale a unos pocos minutos en bicicleta. Aunque para distancias más largas también puede usarse la bicicleta sin cansarse y con un resultado totalmente satisfactorio. Éste es el caso de Miguel Ángel Laguna, un informático del Hospital General que, viviendo en Miguelturra, va todos los días pedaleando al trabajo. Le animó a dar el paso que dos compañeros se unieron a él y también iban en bicicleta al Hospital. “Enseguida vi que la decisión era en firme e invertí en una bicicleta en condiciones para la ciudad, con luz, con timbre, con guardabarros. No hubo una única razón que me hiciese tomar la decisión, han sido varias: me ahorro unos 30 euros al mes, hago algo de ejercicio, no contaminas, es divertido y llegas al trabajo más despejado. Es la suma de muchas razones”, dice.

No obstante, para que la bicicleta se convierta en una alternativa real de transporte urbano, debe adaptarse, en la medida de lo posible, a este vehículo. Toda ciudad moderna que se precie debe tener una buena infraestructura de carriles bici que estén correctamente señalizados para garantizar la seguridad de ciclistas, peatones y conductores. En Ciudad Real es difícil, por no decir imposible, instalar un carril bici por el centro. Así lo manifiesta el concejal de Medio Ambiente y Sostenibilidad, Juan Caballero: “Es demagogia hablar de eso porque no es viable. En el centro de Ciudad Real se tiene que hacer compatible el uso del coche, la bicicleta y la moto. Habrá zonas que se dejen sólo para peatones, pero un espacio sólo para las bicicletas es muy complicado”.

Respeto mutuo
Los propios usuarios de la bicicleta tampoco consideran necesario un carril en el centro. José María explica que hay ciudades de nuestro país en las que se está obligando a los agentes urbanizadores a poner carriles bici en las nuevas zonas de expansión de la ciudad. “Esto sí se puede hacer en Ciudad Real. Por el centro es difícil y, en mi opinión, tampoco hace falta. Además no creo que haya que hacer separaciones, coches, bicis y peatones tenemos que convivir”, dice Coronado. Y es que dentro del movimiento pro-bici hay diversas opiniones respecto al carril bici. Vicente Ruiz explica que hay gente que odia los carriles bici porque dicen que es obligar a la segregación y no a la convivencia, es decir, que apuestan más por el respeto mutuo. “Pienso que el carril bici tiene que estar donde se necesita, por cuestiones de fluidez de tráfico y de seguridad”, añade. Uno de esos sitios en los que se necesitaría el carril bici en Ciudad Real es en las Rondas, ya que hay tendencia a circular más rápido de lo debido y en ocasiones, es una vía atascada por los coches que aparcan en doble fila.

Toñi Laguna lleva año y medio yendo a trabajar en bicicleta. Trabaja en el Ayuntamiento y tarda 10 minutos en llegar. Asegura que aunque cada vez se encuentra con más bicis en el camino, Ciudad Real va muy detrás de otras localidades de España, tanto en el uso, como en cuanto a la mentalización de la gente y al respeto del conductor a la bicicleta. “Por el centro te encuentras a veces con vehículos que van muy deprisa y que te presionan, hasta el punto de que si no te paras y apartas, te dan. Y desde luego la Ronda la intento evitar. Si no tengo más remedio, me subo a la acera porque me da miedo”, explica.

El coordinador de Apedal cree que otro de los problemas que existen para que la gente no se anime a usar la bici es que “no hay hueco para la imaginación”. “Se pueden hacer las cosas de otra manera. Si tú quieres moverte en bici, lo puedes hacer”, añade. Varios ejemplos a nuestro alrededor nos lo demuestran. Magin Lapuerta, profesor de la UCLM y “un convencido de la bici y de que el transporte urbano debería ser de otra manera”, va todos los días a trabajar en su bicicleta, pero lo más peculiar es que antes de llegar a la Facultad, acompaña a sus hijos Lucas y Rodrigo al colegio y ellos también van en bici. “Les encanta. Pensaba que el hecho de ser diferentes – pues son los únicos niños del colegio que van en bicicleta- a lo mejor les retraía pero no ha sido así, les gusta y no les da vergüenza. Y lo mejor es que entienden las razones para ello perfectamente, aunque sean pequeños”, explica este padre.

A Pilar Rincón tampoco hay nada que le frene y con su bici con cesta y flor se pasea por Ciudad Real en sus quehaceres diarios. “Para hacer recados, para ir a Eroski, al mercadillo, para ir a pasear… yo a todo en mi bici. Y no condiciona ningún aspecto de mi vida. Ni siquiera la ropa que me pongo. Siempre llevo mi bolso, que lo pongo en la cesta. Si voy con falda o vestido, si voy con tacones... de cualquier manera, uso la bici y sin problemas”, asegura. Ella, como los demás, sabe que la bicicleta transforma las ciudades en lugares más habitables y más humanos, pues además de ser económica y saludable, no emite CO2 ni ruidos y puede ser parte de la solución a los problemas de movilidad.


El uso de las bicicletas de alquiler del Ayuntamiento sigue siendo minoritario
Los datos hasta el 31 de octubre, facilitados por la concejalía de Sostenibilidad, indican que los usuarios del servicio Ciudad Real Bici son 403. Puede parecer un número importante, pero si tenemos en cuenta que desde que se puso en marcha el servicio de alquiler en octubre de 2007 se han registrados un total de 681 préstamos, vemos que el uso que se le da al servicio es muy minoritario. Es el balance que realiza también el concejal del área, Juan Caballero, quien además de considerar que en Ciudad Real no hay costumbre de usar la bicicleta, cree que también influye que los amantes de este medio de transporte usan su propia bicicleta para moverse por la ciudad.

La franja horaria del día en la que más inicios de uso se han registrado es la de 9 a 10 horas, seguida por las franjas que van de 14 a 15 horas y de 19 a 20 horas. Otras franjas horarias con un importante número de inicios de uso son: de 17 a 18 horas o de 18 a 19. Además, la ruta entre marquesinas que mayor número de usos presenta es la de Plaza Mayor-Plaza Mayor, seguida de la de Plaza Mayor-Estación AVE y la de Paraninfo UCLM-Estación AVE.

 

Modificado el ( sbado, 13 de diciembre de 2008 )
 
< Anterior   Siguiente >

 

 
Archivador
Ciclovideos
Pedal-Leo C.Real
Bici-Friki
Documentos
Enlace rpido ll
 APEDAL
está asociada a:
logocConBici
 
 
   
 
© 2017 APEDAL Ciudad Real
Joomla! es Software Libre distribuido bajo licencia GNU/GPL.