Inicio arrow Pedal-Leo C.Real arrow Las bicicletas son para la ciudad
lunes, 20 de noviembre de 2017
     
 

Las bicicletas son para la ciudad PDF Imprimir E-mail
Escrito por Diego Pris Snchez   
domingo, 22 de marzo de 2009
Aparece en el Diario Lanza este artículo de opinión de la mano de Diego Péris Sánchez, uno de los arquitectos más importantes de la Ciudad, autor de varios edificios del campus universitario. Realiza una reflexión sobre la pertinencia de la bicicleta en las ciudades actuales que quieran hacer de la calidad de vida bandera.
Las ciudades de mediana escala van recuperando día a día sus trazados para los peatones. La fiebre de los vehículos y la imagen de la ciudad de grandes torres con espacios libres recorridos por los vehículos van cediendo su lugar a la ciudad de los espacios urbanos recorridos por los peatones. Los espacios comerciales, de esparcimiento y de convivencia son los espacios de los peatones....

 

La recuperación de la calidad de vida urbana va avanzando en la dirección de generar centros peatonales, espacios en los que el vehículo no accede. En las ciudades históricas la difícil convivencia del coche con los trazados antiguos ha llevado, afortunadamente, a la supresión del tráfico de vehículos y la generación de accesos públicos de diferentes características con aparcamientos en sus perímetros. Este mismo proceso se va generando en numerosas ciudades modernas con la voluntad de cualificar y mejorar la vida de sus centros urbanos.

Los antiguos trazados no pueden soportar la intensidad del nuevo tráfico y se opta por restringirlo generando aparcamientos en los perímetros urbanos y sobre todo potenciando el trasporte público.

Y en ese proceso de humanización de la ciudad, la bicicleta ese humilde mecanismo de dos ruedas se va abriendo camino y ganando terreno.

Hacia finales del siglo XVII ya se construyen toscas bicicletas pero será a principios del XIX cuando se diseña un vehículo con dos ruedas y dirección de cierta calidad. En 1839 el herrero MacMillan construye una máquina con pedales y palancas de conducción. La bicicleta en su diseño actual con transmisión en cadena se comienza a fabricar a mediados del siglo XIX. Introducida en esta época en Europa, ha tenido una incidencia considerable en la historia, en la cultura y en la industria.

800 millones de bicicletas

En la actualidad hay alrededor de 800 millones de bicicletas en el mundo (la mayor parte de ellas en China), bien como medio de transporte principal, bien como vehículo de ocio. Afortunadamente ganan casi por el doble a los coches en cantidad. La bicicleta es un vehículo de uso generalizado en casi toda Europa, siendo en países como Holanda, Suiza, Alemania, algunas zonas de Polonia y los países escandinavos uno de los principales medios de transporte.

En Asia, especialmente en China y la India, es también el principal medio de transporte. En España las primeras bicicletas se empezaron a construir a primeros del siglo XX en industrias del norte del país. Curiosamente muchas empresas, como Orbea, BH, G.A.C. etc.., se dedicaron en sus inicios a hacer armas de fuego y posteriormente se introdujeron en la fabricación de bicicletas. Sin embargo, en nuestro pais, el uso urbano es muy limitado y apenas se ha desarrollado en algunas ciudades.

La utilización de la bicicleta configura un espacio urbano diferente, de escala más humana, de dimensiones y ritmos acordes con la vida de calidad. Frente a la vida acelerada del vehículo de motor, la bicicleta introduce un ritmo más tranquilo una visión de la ciudad más próxima a la escala del hombre. Los automóviles recorren las ciudades de forma acelerada casi agresiva frente a la realidad construida y a sus habitantes. El uso de los vehículos puede definir la diferente escala de las ciudades.

El automóvil puede ser el elemento de trasporte para distancias mayores conectando espacios más separados entre sí con recorridos y viarios adecuados a su uso y a las posibilidades de aparcamiento del mismo. En el espacio interno de la ciudad el uso peatonal y el trasporte de la bicicleta pueden ser factores importantes a considerar. Los recorridos interiores de la ciudad, las pequeñas distancias son perfectamente adecuadas para el uso de la bicicleta.

Transporte sostenible

La bicicleta constituye un trasporte claramente sostenible por su nula contaminación ambiental y por la economía de medios que supone. Hay quienes afirman que el uso intensivo de la bicicleta en numerosos países está unido a una conciencia del ahorro económico de sus usuarios ya sea por la no disponibilidad de esos recursos o por la voluntad de reducir gastos ordinarios.

Las razones económicas se van uniendo en la actualidad a la conciencia medioambiental y a la necesidad de reducir la contaminación que producen los vehículos. Un trasporte como la bicicleta constituye así un elemento medioambientalmente adecuado que reduce la contaminación de forma notable con su uso urbano. Un trasporte totalmente saludable para el que lo practica en este caso como elemento de uso cotidiano.

Ahora bien para potenciar su uso y hacer que se convierta en trasporte urbano de uso frecuente hay que dotar a la ciudad de los medios adecuados para su utilización. Su compatibilidad con los coches es mala. Requiere carriles especiales para facilitar su utilización. Es humilde en sus demandas, apenas una anchura de un metro le basta para permitir el recorrido y el uso de este sencillo instrumento de trasporte. Sus requerimientos de aparcamiento son muchos menores que los coches que con sus grandes dimensiones van siendo cada vez más invasores en la ciudad. Pero requieren espacios específicos que hagan posible y seguro su uso en la ciudad. Es un buen objetivo para los concejales de “sostenibilidad” que ostentan pomposamente esta denominación en numerosos municipios y que deberían tener entre sus prioridades las de la reducción del tráfico urbano con una buena oferta de trasporte público y el desplazamiento en bicicleta. Los espacios deportivos y educativos deben ser buenos modelos para comenzar a implementar estructuras que posibiliten su uso. La iniciativa de las bicicletas disponibles en varios puntos de la ciudad se queda totalmente corta sin los recursos urbanos para su uso.

Nuestras ciudades podrán mejorar notablemente con la implantación de algo tan sencillo como los carriles de bicicletas y las zonas adecuadas de aparcamiento. En Ciudad Real se implantó en un momento en la calle de la Mata con corta vida de experimentación. Es posible diseñar recorridos no complicados que permitan accesos a determinados espacios e impulsen su utilización. Las bicicletas se llevan bien con la ciudad de calidad, con la vida más sosegada que todos vamos reclamando cada día.

Artículo publicado en Diario Lanza, 22/03/2009. Ver artículo original


Modificado el ( domingo, 22 de marzo de 2009 )
 
< Anterior   Siguiente >

 

 
Archivador
Ciclovideos
Pedal-Leo C.Real
Bici-Friki
Documentos
Enlace rpido ll
 APEDAL
está asociada a:
logocConBici
 
 
   
 
© 2017 APEDAL Ciudad Real
Joomla! es Software Libre distribuido bajo licencia GNU/GPL.