Inicio arrow Pedal-Leo C.Real arrow Bicipaseaos por el Ciudad Real imaginario
viernes, 17 de noviembre de 2017
     
 

Bicipaseaos por el Ciudad Real imaginario PDF Imprimir E-mail
Escrito por Diego Peris. Lanza digital 02/07/12   
miércoles, 04 de julio de 2012
Dentro de “La era de la bici” una de las actividades cuya organización, como en el año pasado, ha sido asumida por Isidro Sanchez del Centro de Estudios de Castilla-La Mancha ha sido el paseo por la ciudad, con un tema que sirve de referencia para definir el recorrido.

En este caso el hilo conductor del recorrido ha sido el de la ciudad imaginaria, la ciudad que existió en otras épocas y que ha desparecido. Si les digo que partimos de Los Terreros para llegar a la explanada de las ejecuciones, y siguiendo la línea del ferrocarril llegamos al pozo de nieve de Santa María para desde allí seguir hasta la Estación Nueva, probablemente no les suene ninguno de esos lugares.

DIego Peris. Lanza digital 02/07/12

El camino a seguir en bicicleta partía de la Facultad de Letras para llegar por la Avenida de los Descubrimientos a la carretera de Toledo y hacer la primera parada frente a la puerta de Toledo. Allí Antonio de Juan que conoce bien la ciudad de esa época con sus murallas y puertas nos explicó lo que significaba ese acceso importante a la ciudad, los resultados de las últimas excavaciones y los usos que estaban unidos a este control de acceso a la ciudad. Desde allí seguimos por la Ronda por el lado por donde discurría el ferrocarril hasta la puerta de Santa María. Miguel Ángel Hervás  nos explicó allí lo que significaban la puerta del Carmen, el antiguo edificio de Carmelitas, la puerta de Santa María y los dos pozos de nieves situados en zonas próximas, así como la puerta del convento de las Dominicas que se trasladó desde su ubicación original a una zona ajardinada. Desde allí nuevo recorrido en bicicleta para llegar a la Estación nueva donde Juan Carlos López Peco nos explicaba los accesos del ferrocarril a Ciudad Real, los cambios en sus estaciones y el proyecto de Museo de Ferrocarril siempre inacabado.

Un nuevo tramo en bicicleta nos llevaba hasta los terrenos del Parque Juan Pablo II para que Alejandro Moyano nos explicase lo que supuso la llegada del AVE, la desaparición de la estación, la recalificación de los terrenos ferroviarios y las nuevas edificaciones de la zona. Todo relativamente reciente pero ya olvidado para muchos habitantes de Ciudad Real. Con la llegada del AVE a Ciudad Real se produce uno de los cambios urbanísticos más importantes de la ciudad remodelando los antiguos terrenos de la estación y eliminando una barrera que dividía la ciudad en dos partes comunicadas por un estrecho paso subterráneo. El paso por las murallas del Torreón nos descubría el único trozo de los casi cinco Kilómetros que tenía la muralla de la ciudad en otros  tiempos para llegar de nuevo a la zona del actual campus universitario, terreno desecado por el material del cerro del Calvario que el ferrocarril llevó durante meses hasta la zona.

En este recorrido imaginario más de ochenta personas hacían su paseo en bicicleta y algunos otros iban de parada en parada en sus coches. Ochenta personas que son todo un testimonio de que en Ciudad Real la bicicleta puede ser un buen medio de trasporte dentro de su casco urbano. En este caso gracias al acompañamiento de la policía municipal podíamos ir recorriendo una ruta que sin esa ayuda resulta difícil y peligrosa en algunos momentos. Si la voluntad política existiese, se pusieran los medios para animar a la población, especialmente en edades más jóvenes, en espacios como los educativos y deportivos, la bicicleta podría ser un elemento importante en la movilidad sostenible de la ciudad. Pero en el Plan de Movilidad Sostenible no hay convencimiento de potenciar realmente el uso de la bicicleta como sistema de movilidad urbana para muchas personas. Nuestra ciudad tiene la topografía y las distancias que permitirían un uso intenso de este medio de trasporte. Afortunadamente y a pesar de los escasos alicientes y ayudas que se ponen por parte del Ayuntamiento va habiendo cada día más gente que utiliza la bicicleta. Iniciativas como el bicipaseo nos descubre a muchos compañeros de viaje de bicicleta, a personas que quieren poder usar este medio de trasporte barato y sano. Tal vez por eso no se apuesta por su potenciación, no produce ingresos ni genera tasas. 

Celebraciones como esta y otras que se han organizado con motivo de la celebración de “La era de la bicicleta” son buenas muestras de que existe voluntad y ganas de utilizar este medio de trasporte por muchos vecinos de la ciudad. Pero hacen falta mecanismos que lo incentiven e infraestructuras que faciliten su uso. La reducción de velocidad en el interior de la ciudad para coches puede ser una buena medida pero no suficiente para muchos usuarios. Hay que establecer recorridos, carriles que garanticen una circulación cómoda y segura. En muchas zonas de la ciudad con escasas inversiones sería posible su realización. Los ejemplos de ciudades españolas que están implantando los carriles bicis y los sistemas cómodos y sencillos de bicicletas públicas deberían servir de modelos para nuestra ciudad y sus gestores municipales.

Junto a la conveniencia de potenciar el uso de la bicicleta otra segunda idea como resultado de ese Bicipaseo. Nuestra ciudad tiene una historia que ha sido borrada físicamente por la ignorancia y la dejadez de largos años. Hace años se puso sobre la mesa una idea de reproducir las puertas de la ciudad, idea contraria a los criterios elementales de conservación y protección del patrimonio histórico. Pero entre los gestos teatrales y la nada existen caminos intermedios. Porqué no establecer a lo largo de la Ronda de circunvalación elementos que recuerden su recinto amurallado. Señales del pavimento indicando la localización de las murallas, los recorridos del ferrocarril podrían compatibilizarse con los trazados de los carriles bicis prometidos y anunciados a lo largo de la Ronda de circunvalación. Dos actuaciones incluidas en una. Y junto a ello una señalización, con fotografías antiguas incluidas, que recuerden la localización de las puertas, de elementos que existieron en ese borde urbano y que han desaparecido.

Son técnicas utilizadas en muchas ocasiones para mantener la huella de otros tiempos, el testimonio de lo que fue la ciudad en épocas pasadas. Con un buen diseño, criterios claros en materia patrimonial y una reducida inversión ese espacio neutro en que se ha convertido la ronda que circunvala la ciudad podría ser un espacio en el que se reconociesen otros tiempos y las formas de vida de nuestra historia pasada. Recordar la historia, la evolución de la ciudad es un esfuerzo que nos ayuda a entender nuestro presente a comprender los cambios que se han producido en la ciudad y a hacer las propuestas de futuro que no repitan errores del pasado.
El recorrido terminó de nuevo en la Universidad completando el camino a lo largo de la ciudad imaginaria. Como se recordaba al inicio del recorrido el texto de Italo Calvino: “Y tú sabes que en el largo viaje que te espera, cuando para permanecer despierto en el balanceo del camello o del junco se empiezan a evocar todos los recuerdos propios uno por uno, tu lobo se habrá convertido en otro lobo, tu hermana en una hermana diferente, tu batalla en otra batalla, al regresar de Eufemia, la ciudad donde se cambia la memoria en cada solsticio y en cada equinoccio”. Unas imágenes de ciclistas reunidos en La Atalaya en 1912 o un grupo de jóvenes exploradores llegando en bicicleta a la Puerta Toledo en 1917 nos recuerdan que parte de la historia de esta ciudad está unida al uso de ese sencillo y humilde medio de trasporte que es la bicicleta. Ahora hemos descubierto que sigue siendo plenamente actual y bueno para cada uno de nosotros y para la ciudad sostenible.

Modificado el ( miércoles, 04 de julio de 2012 )
 
< Anterior   Siguiente >

 

 
Archivador
Ciclovideos
Pedal-Leo C.Real
Bici-Friki
Documentos
Enlace rápido ll
 APEDAL
está asociada a:
logocConBici
 
 
   
 
© 2017 APEDAL Ciudad Real
Joomla! es Software Libre distribuido bajo licencia GNU/GPL.