El nuevo impuesto de circulación gravará a los coches más contaminantes
Escrito por Juan Merallo   
martes, 03 de julio de 2007
Parece que al final la presión de IU-ICV y ERC ha servido para que el nuevo impuesto de matriculación grave a los coches más contaminantes. No es lo que se había hablado que iban a hacer en un principio, pero al menos despeja las dudas que se crearon al rechazar el PSOE las propuestas al respecto en la Comisión de Medio Ambiente del Congreso.

De todos modos, leed la noticia, porque se ve que estando en el gobierno todos pierden el culo por beneficiar a la industria, aunque sea a costa de envenenar a toda la ciudadanía y les cuesta tirar del carro de la sostenibilidad. ¡Cómo somos!. Y luego un poquito de realidad, una vez fuera de los corrillos del Congreso, o sea, ahora la cruda realidad, fijaros lo que contamina el coche de tu vecino, o sea, la mierda que nos está haciendo tragar a todos por ir al gimnasio en su Jeep Grand Cherokee 4.7 LTD, en vez de ir en bici:

EL PAÍS

27/06/2007

La Ley de Calidad del Aire obligará a gravar los coches por su emisión de CO2

El PSOE plantea abaratar los ecológicos 1.800 euros y encarecer los todoterreno 1.200 - Socialistas, IU-ICV y ERC aprueban hoy el impuesto de matriculación para 2008

RAFAEL MÉNDEZ - Madrid -

El Gobierno ya ha encontrado la fórmula para cambiar el impuesto de matriculación. En un pacto de última hora, ayer acordó con IU-ICV y ERC introducir hoy una enmienda a la Ley de Calidad del Aire para cambiar el impuesto de matriculación antes de diciembre de este año. Pese a que el gobierno prepara esta reforma desde 2005, ayer presentó dos propuestas: que el impuesto sea lineal con las emisiones de CO2 o crear tramos para que los coches más ecológicos queden exentos y los más contaminantes paguen entre un 14,5% y un 17% del precio como impuesto, según fuentes de la negociación.

Esto supondría abaratar los coches más ecológicos unos 1.800 euros y encarecer los todoterreno en 1.200.

Final del formulario

Los ministerios de Hacienda, Industria y Medio Ambiente preparan desde 2005 una reforma para cambiar el impuesto de matriculación de forma que los automóviles más contaminantes paguen más que los ecológicos. Actualmente, el impuesto depende de la cilindrada, así que dos coches con emisiones muy distintas pueden pagar lo mismo. El texto no ha salido adelante, en parte por la reticencia de Hacienda a subir los impuestos y en parte por la defensa de Industria del sector del automóvil. Ésa ha sido una constante en la legislatura: medidas para combatir el cambio climático que se dilatan años.

El problema es que el Gobierno ya no podía sostener esta postura. El 29 de mayo, todos los partidos votaron en la Comisión de Medio Ambiente del Congreso que el impuesto dependiera de las emisiones de gases de efecto invernadero (principalmente dióxido de carbono, CO2). El PSOE fue el único que se opuso y sólo la ausencia de diputados impidió aprobar la moción.

Y el Gobierno temía que la situación empeorase hoy, cuando la Comisión vote la Ley de Calidad del Aire. Allí, dos enmiendas de IU-ICV y ERC insistían en reformar el impuesto a los coches para penalizar los más contaminantes. Los socialistas afrontaban un panorama inquietante: votar contra una de las medidas más eficaces para reducir las emisiones de CO2 -o al menos cargarlas sobre los que las producen- con la posibilidad de perder la votación. Y esto, mientras que José Luis Rodríguez Zapatero afirma cada vez que puede que está comprometido en la lucha contra el calentamiento.

Cita en el Congreso

Así que ayer se vieron en el Congreso el secretario general para la Prevención del Cambio Climático, Arturo Gonzalo Aizpiri, el director general de Calidad Ambiental, Jaime Alejandre, otra representante del Gobierno, la diputada de ERC Rosa Bonàs, el ecosocialista Joan Herrera, y dos diputadas socialistas para llegar a un acuerdo y votar hoy juntos una enmienda transaccional que impida dejar sólo al PSOE.

Bonàs explicó que el Gobierno "planteó tres posibilidades". La primera es una reforma en la que los coches que emiten menos de 120 gramos de CO2 por kilómetro queden exentos del impuesto: se trata de coches híbridos, como el Toyota Prius (cuyo motor es medio eléctrico medio convencional) o coches muy pequeños: Kia Picanto, Peugeot 107, Smart o Citröen C1. El Instituto para la Diversificación y el Ahorro de la Energía (IDAE) ha calculado cuánto emite de media cada coche por kilómetro recorrdio. La lista está en www.idae.es .

Actualmente sólo ocho modelos bajan de los 120 gramos, pero la idea es fomentar su compra y, sobre todo, que los fabricantes desarrollen motores menos contaminantes. Si un Toyota Prius cuesta unos 26.000 euros, de los cuales el 7% son impuesto de matriculación, la reforma supondría una rebaja de 1.800 euros.

La mayoría de los coches, los que emiten entre 120 y 150 gramos por kilómetro, pagarían un 12%. Actualmente, dependiendo de la cilindrada y del combustible, pagan un 7% o un 12%. Además, la propuesta pretende igualar los vehículos diésel y de gasolina. Hasta ahora los diésel están beneficiados en el impuesto y ahora lo estarán porque un diésel emite menos CO2 (aunque más partículas) que uno de gasolina. En la práctica esto rebajará la diferencia. En España sobra diésel y falta gasolina.

Por último, los coches más potentes, lo que emiten más de 150 gramos de CO2, pagarían entre el 14,5% y el 17% frente al 12% actual. Para un todoterreno como el Toyota RAV-4, el segundo más vendido, supondría un aumento de precio de hasta 1.100 euros.
 

Ecológicos, exentos

Los números que presentó el Gobierno son aproximados y no aparecerán en la enmienda que pactaron los partidos. La ley sólo dirá que los coches más ecológicos estarán "exentos del impuesto" y que el resto se gravará en función de las emisiones de CO2. Además señala que la reforma tendrá que estar en vigor antes del 1 de diciembre de este año. La segunda opción es más complicada y está casi descartada: crear cinco tramos en función de las emisiones. La tercera opción que baraja el Ejecutivo es la más justa y a la vez la que supone un mayor cambio: que el impuesto sea lineal con las emisiones de dióxido de carbono. Es decir, tanto emites, tanto pagas, sin tramos. Según Bonàs y otras fuentes del encuentro, el Gobierno no presentó detalles de cuánto se pagará ya que, alegó, "aún tenía que hacer los números para que el impacto fuese nulo".
 
El director de la Oficina Económica de Moncloa, David Taguas, explicó ayer en Barcelona que el impuesto "está diseñado para que no represente un incremento de la recaudación", informa Ariadna Trillas. A título personal, Taguas se mostró reticente a un impuesto en tramos, y apostó por uno lineal. En realidad es imposible saber si tendrá impacto o no: si la nueva tasa disuade de la compra de todoterrenos se recaudará menos; si no funciona, la recaudación crecerá.
 
Sea cual sea la opción elegida, queda muy lejos de la primera intención de Hacienda: seguir gravando los coches en función de la cilindrada y crear un nuevo tramo del 17% para los más de 2.500 centímetros cúbicos: todoterreno y deportivos.

El impuesto de matriculación está cedido a las comunidades. Esta es una de las razones por las que los partidos han optado por incluir la reforma del impuesto en una ley: si lo hiciera el Gobierno tendría que llevarlo a la conferencia de política fiscal. Al hacerlo el Congreso, se ve obligado a aprobarlo. Los detalles de la reforma se pueden aprobar en el Senado.

España, a la cola de la UE en fiscalidad verde

 

España está a la cola de la UE en impuesto verdes. Según un informe publicado ayer por la Comisión Europea, la fiscalidad ambiental se ha reducido en Europa en 10 años y alcanzó su mínimo en 2005, cuando representaron sólo el 2,6% del PIB en los Veintisiete. En España, estos gravámenes recaudaron el 2% del PIB (sólo superó a Chipre, con el 1,9%), frente al 2,2% de 1995, informa Efe.El impuesto de matriculación es la única parte de la reforma fiscal verde que el Gobierno pacto con IU-ICV en 2006 que avanza. El programa electoral del PSOE prometía "una ley de bases de fiscalidad ecológica", hoy olvidada. Además, el Pleno del Congreso rechazó ayer una propuesta de IU-ICV para que Industria prevea un ahorro de energía del 1% al año, como anunció Medio Ambiente.
 "Ecologistas en Acción"


27 de junio de 2007

 

Gravamen a las emisiones de CO2 de los automóviles: una medida positiva pero insuficiente


Ecologistas en Acción considera positivas las medidas para gravar las emisiones de dióxido de carbono de los automóviles que se están barajando para introducir en la Ley de Calidad del Aire. Sin embargo, considerando la gravedad del problema del cambio climático y las tendencias del mercado de automóviles, estas medidas son claramente insuficientes. Por otro lado, lo que resulta inadmisible, fijándonos en nuestro entorno europeo, es que medidas fiscales de estas características aún no existan.


Hay un acuerdo general en la comunidad científica que el cambio climático es el principal problema ambiental al que se enfrenta la humanidad. Este problema está causado, sobre todo, por las emisiones de CO2. En España, es el transporte el sector que más ha crecido en sus emisiones (un 84,8% en el periodo 1990-2005 según el Ministerio de Medio Ambiente) y las debidas a los coches son cuantitativamente la parte más importante de estas emisiones.


Según datos de Faconauto, la patronal de los concesionarios españoles, "las emisiones medias de dióxido de carbono de los turismos y todoterrenos matriculados en España durante el pasado año [2006] se situaron en 151,9 g/km" [1]. Por otro lado, la Unión Europea recientemente ha propuesto introducir un valor límite obligatorio de 130 g/km en las emisiones de CO2 de los vehículos para 2012 (como media de todos los fabricados). Aunque éste es un objetivo que Ecologistas en Acción considera timorato e insuficiente para la gravedad del problema al que nos enfrentamos, es claro que si no se toman medidas que empujen en esa dirección, ni siquiera se va a alcanzar esta reducción.


Y es que, alentados por los fabricantes, cada vez se venden vehículos más grandes y potentes, y por ello más emisores. Por ejemplo, hay todoterrenos -como el Porshe Cayenne Turbo 500, el Volkswagen Touareg 6.0, el Jeep Grand Cherokee 4.7 LTD o el Mercedes-Benz G-500-, que están por encima de los 380-390 g/km, es decir, triplican el límite que plantea la UE. Las emisiones son muy diferentes según qué vehículo se utilice, como se muestra en el gráfico adjunto.


Por otra parte, entre los países europeos de nuestro entorno hay numerosos ejemplos de impuestos y tasas ligados al consumo de combustible o, lo que es lo mismo, a la emisión de CO2 de los vehículos. Así, en Reino Unido, el impuesto de circulación está vinculado a las emisiones de CO2 [2], Holanda tiene un impuesto de matriculación ligado a estas emisiones, Dinamarca recoge 24 categorías en el impuesto de circulación, en relación con el consumo de combustible, etc. [3].


Para Ecologistas en Acción es necesario y urgente tomarse en serio de una vez la gravedad del cambio climático y dar pasos decididos para minimizar nuestras emisiones. Y, en el sector del transporte, y especialmente en el mundo del automóvil, hay mucho todavía por hacer. Medidas como las que comentamos son un tímido comienzo, pero no pueden ser las únicas.


Más información: Paco Segura 918969805


Notas:


[1] Comunicado de prensa de Faconauto 25-04-2007: Las marcas redujeron sus emisiones de CO2 un 1,4% en España en 2005.


[2] Desde 0 libras para vehículos que emitan menos de 100 g/km, hasta 210 libras para aquellos que superen los 225 g/km.


[3] Ver http://reports.eea.europa.eu/eea_report_2007_1/en/eea_repo

Modificado el ( domingo, 30 de septiembre de 2007 )