Comparativa: La bici en París - Madrid
Escrito por Miguel González   
sábado, 07 de julio de 2007
Miguel es un observador empedernido, así que se ha estado fijando durante su estancia en la ciudad de la luz y nos cuenta estas cosas tan interesantes. Fijaros, por ejemplo, en el dato de mayor uso del casco en Madrid que en París. Es curioso, pero a mayor uso porcentual de la bicicleta en una ciudad, menor uso del casco.

No es casualidad que en las ciudades donde la bicicleta se considera más como un medio habitual de transporte se prescinda de ese elemento que le resta normalidad a su uso cotidiano para desplazarse por la ciudad.

También es interesante ver las ventajas que tienen en París, comparándolas con las carencias que hay en Madrid, lo que ineludiblemente lleva a las comparaciones odiosas (pero ciertas) de diferentes usos porcentuales de la bicicleta en cada una de las dos ciudades. Una de las cosas que yo considero más destacables es la seguridad con la que la gente aparca sus bicicletas en la calle, incluso de noche, algo difícilmente imaginable en Madrid (lo de dejar la bici por la noche y confiar en que esté al día siguiente en Madrid).

He estado unos días de vacaciones en París, donde ya estuve hace seis años; aporto algunas observaciones que he hecho sobre el uso de la bici allí, en especial comparándolas con las que tenemos en Madrid:

  • El uso de la bici ha aumentado claramente desde hace seis años (aunque eso también ha ocurrido en Madrid).

  • El 62 % de las bicis son urbanas o híbridas (En Madrid, el 10-15%), y el 5% son minis plegables, en Madrid el 1-2 %.

  • El 16 % de los ciclistas usan casco (En Madrid el 50 %).

  • El 36 % son mujeres (En Madrid no llega al 20 %).

  • La proporción de bicis es unas 15 o 20 veces superior a Madrid (por cada bici que se ve en Madrid, en París se ven hasta 20). Solo un dato: en quince minutos apostado en una calle céntrica el sábado a las 15 horas, pasaron 46 bicis!!! sobre un total de 209 vehículos, es decir, el 22%.

  • Casi todas las calles están pensadas para su uso seguro por los ciclistas, mas o menos resumiendo se puede esquematizar que hay cuatro tipos de vías urbanas:

En las calles estrechas hay limitación de velocidad a 30 km/h y suele aparecer el pictograma bici sobre la calzada, incluso en todos los carriles, si hay mas de uno, indicando que las bicis conviven con el resto de vehículos.

En calles un poco mas anchas suele haber carril-bus de entre 3 y 4 metros, sin separador, sin zona de aparcamiento de coches a la derecha de la calle, y con señal específica que permite el paso de bicis; los autobuses adelantan a los ciclistas ocupando parte del carril contiguo.

En grandes avenidas hay carril-bus + bici, de 4.5 metros, con bordillo separador, y por el que los autobuses adelantan a las bicis sin ningún peligro para los ciclistas, además se ve que están enseñados y respetan el derecho de los ciclistas a circular por "su" carril.

En otros casos el carril-bici va fuera de la calzada, si hay espacio suficiente o es recomendable por el propio diseño de la calle; en esos casos el carril-bus (que está en casi todas las calles de París), tiene separador aun teniendo solo 3 o 4 metros de anchura, y señal de prohibición de acceso
de bicis. Destaca que en algunas vías ciclistas la señal vertical con el pictograma bici es cuadrada sobre fondo azul, es decir, informativa, lo que no obliga a los ciclistas a circular por ella, pudiendo usar el resto de la calzada.

La consecuencia de todo ello es que la circulación en bici por París es muy segura, ya que no padece muchos de los males que sufrimos en Madrid los ciclistas: prácticamente no existe la doble fila, en la mayoría de las calles anchas el margen derecho no se usa como aparcamiento, y en casi todas elllas el carril-derecho está reservado a autobuses y bicicletas, y rarísima vez es invadido por coches particulares; solo en casos puntuales los taxistas lo usan como parada. También está permitida a algunas horas la
carga y descarga, pero la anchura de los carriles permite a los ciclistas adelantar a las furgonetas por el propio carril-bus.

Además hay mas calles peatonales, con paso permitido a los ciclistas, calles de dirección prohibida excepto bicis, y existen también vías ciclistas de comunicación del centro con los barrios periféricos, algo que en Madrid no sucede. También el mayor número de ciclistas y su menor conflicto con el resto de vehículos, mejora la convivencia entre todos; solo he visto conflictos en las amplias rotondas parisinas, por las que los ciclistas se meten (con todo el derecho del mundo), por donde les conviene según la
salida que vayan a tomar, por medio de todos los coches, con una habilidad increíble. Vi una discusión por ese motivo, que casi acaba a tortas entre un ciclista y un automovilista.

Un aspecto en el que no me había fijado mucho la otra vez que estuve, y ahora sí es el de las cuestas; tenía la idea de que París era una ciudad prácticamente llana, pero no lo es en absoluto, si bien es mas llana que Madrid, pero las subidas que hay, por ejemplo en el barrio de Montmartre son de órdago, y los ciclistas las suben sin problema; bueno, alguno que otro llevaba la bici andando...

Una de las cosas en que mas se diferencia París de Madrid, es en el de las bicis aparcadas en la calle; allí hay tantas que la gente las suele dejar por la noche sin ningún problema, la mayoría con buenos candados de acero. Solo como ejemplo, la noche del pasado jueves, yendo en autobús por las calles de París, conté 72 bicis aparcadas en un trayecto de diez minutos. Existen aparcamientos específicos para bicis, de los de U invertida, aunque la mayoría son comunes a todos los vehículos de dos ruedas, pero son
claramente insuficientes ya que hay infinidad de bicis en las vallas de separación entre acera y calzada, en las paradas de metro, en las señales o postes de parada de autobús, en los árboles, etc, etc.

En definitiva, se me pusieron los dientes largos con el paso de los días al ver lo paletos que somos en Madrid, sobre todo porque no hay tanta diferencia ni en distancias, ni en cuestas entre ambas ciudades; la gran diferencia es la dictadura del coche que tenemos en Madrid y la falta de cultura ciclista; además el clima aquí es mejor; éstos días en París fueron nublados, con bastante viento, y lluvia, pero los ciclistas están preparados para ello e iban como si tal cosa, incluso con lluvia se ven mas bicis que en Madrid con buen tiempo....

Modificado el ( domingo, 30 de septiembre de 2007 )